Querida Marca,

parece mentira lo que mejora una rebanada de pan si le pones un poquito de tomate (frotado o rallado, eso ya a gustos). Y si a eso le añades un chorrito de aceite, pizca de sal y jamón del bueno, es para rozar el cielo.

Es la misma base – un trozo de pan – pero esos extras marcan la diferencia totalmente. Algunos se limitan a mejorar la base, que ya de por sí da mucho juego, pero en estos tiempos casi parece que damos por hecho que el pan – la base – ha de ser buena de serie.

Si tu base – tu producto – doy por hecho que es bueno y está, como poco, en la media o incluso ligeramente por encima de la media de mercado, ¿cuál es “tu tomate”?, ¿qué haces tú para mejorar el producto, ofrecer una experiencia superior, y dejar al cliente deslumbrado y con ganas de más?

Puede ser una nota personal manuscrita con el pedido, un toque de perfume en el envoltorio, un código de descuento, un email bien escrito – aunque esté automatizado – a los pocos días de entregar el pedido, o lo que sea, pero ¿qué haces tú para conseguir ese WOW?

Uff, qué hambre me ha entrado escribiendo esto, me voy a almorzar…

Un abrazo, Querida!

L.

¿Quieres que te ponga en copia oculta en los siguientes? ¡No problemo!

¡Ponme en copia!