Hola Querida,

Hace días que no te escribo. Podría decirte que voy hasta arriba de trabajo, que se han aprobado a la vez varios proyectos que pensaba que iban a arrancar de manera progresiva, y que (casi) no me da la vida, pero solo serían excusas. Porque, aún siendo verdad, no debería ser “razón” suficiente. Si lo nuestro es importante – y para mí lo es – debería poder encontrar un ratito para convertir en palabras las veces que me acuerdo de ti – porque te sigo teniendo presente – y mantener vivo esto que empezamos juntos hace algo más de un año.

Nuestros días siguen teniendo 24h, pero a qué las dedicamos es elección nuestra.

Hago propósito de enmienda, lo prometo.

Abrazo!

L.

¿Quieres que te ponga en copia oculta en los siguientes? ¡No problemo!

¡Ponme en copia!