Querida Marca,

¿Sabes esos pesados que cuando estás de fiesta se empeñan en hablarte de trabajo? ¿O esos compañeros de trabajo que se pegan todo el día enseñando fotos de sus hijos o contando a todo el mundo sus planes de vacaciones, pero nunca tienen cerrado el informe que necesitas para avanzar con lo tuyo? Pues son dos ejemplos de cosas que no debes hacer, Querida.

Tienes que entender qué expectativas tienen tus usuarios en cada uno de tus puntos de contacto, y adaptarte a eso. Habrá sitios en los que buscarán información, en otros inspiración, en otros quizás más entretenimiento, en otros datos más comerciales o incluso una oferta, y en otros cerrar la compra. Y probablemente objetivos y canales no sean intercambiables, que esto no va de mezclar las cartas de la baraja y confiar que salga el As cuando lo necesitas.

Quiero decir, que quizás abrasarles en Instagram con datos técnicos y llenar de fotos de gatitos tu newsletter o tu página web tienen muchos puntos para no ser buenas ideas. Y tampoco lo es contar lo mismo en todos las lados, por cierto!

Es más trabajo, lo sé, pero es que es necesario para no ser “uno de esos” que te decía al principio, y que te dejen estar en SU fiesta, ya sabes, Querida.

Abrazo fuerte!

Cuidate,

L.

¿Quieres que te ponga en copia oculta en los siguientes? ¡No problemo!

¡Ponme en copia!