Querida Marca,

Cada vez tengo más claro que el nivel de desencanto de la gente con las marcas está llegando a cotas difíciles de romper. Y la culpa la tienen las promesas grandiosas (y vacías) en las que se han convertido muchos discursos de marca. No caigas tú también en eso.

Grandes palabras lanzadas de cara a la galería que nunca llegan a convertirse en hechos tangibles, y si lo son, es a tan pequeña escala que resultan ridículos frente a las promesas originales. Como dice este artículo, “sencillamente hay demasiadas (marcas) Madre Teresas“.

El momento de las palabras y los discursos ya ha pasado. Ahora toca agachar la cabeza y hacerlos realidad. Centrarnos en la gente a la que sí que tenemos llegada, y ayudarles a convertirse en eso que se quieren convertir y que nosotros decimos que sabemos hacer. Y que nuestras acciones hablen por nosotros, que nuestros clientes sean los que le pongan palabras a los hechos.

Let’s walk the talk, que dirían los británicos.

Demos el primer pasito.

Abrazo!

L.

¿Quieres que te ponga en copia oculta en los siguientes? ¡No problemo!

¡Ponme en copia!