Querida Marca,

Construirte ha sido un proceso largo. Dotarte de principios, valores, significado, propósito, contenido, continente y personalidad ha llevado tiempo. Hacerte reconocible, identificable y objeto de deseo más aún. Convertirte en todo eso, pero a ojos de quienes en su momento definimos como público objetivo ha sido todo un viaje.

Por el camino hemos ido incorporando al discurso muchos elementos, y también personas. Personas que hablaban en tu nombre, que hablaban por ti, y que con el tiempo se han acabado convirtiendo en tu voz.

Elige bien a esas personas, porque esa asociación funciona en las dos direcciones. Cuando ellas suben tú subes, pero cuando ellas tropiezan, también te arrastran con ellas.

¿Leiste ayer la movida con el CEO de Crossfit, no? Con dos tweets se ha cargado la marca. Pues eso.

De siempre lo han dicho las madres; “Dime con quién andas y te diré quién eres“. Ahora podríamos decir “dime quién habla en tu nombre y te diré dónde acabarás“.

Ojocuidao.

Abrazo!

L.

¿Quieres que te ponga en copia oculta en los siguientes? ¡No problemo!

¡Ponme en copia!